Archivos Mensuales: agosto 2015

Descubriendo Los Picos de Europa…

Recuerdo una de mis crónicas más personales que he realizado durante este tiempo de rutas y eventos.

Un viaje de esos que se piensan y se hace…

Un viaje de esos para recordar…

Espero que os guste…

Descubriendo los Picos de Europa

 

A veces, no hace falta de planear con tiempo una salida…

A veces, no hace falta saber donde se quiere ir…

A veces, no  hace falta tener previsto donde parar o comer…

Simplemente con una idea, con un “el sábado podríamos ir…” vale para empezar una aventura que duraría dos días…

El sábado empieza con mal pie… una llamada de teléfono de la policía local, hace trastabillarse la salida…

Un “intento” de robo de mi Vulcan… todo lo que tenía en las alforjas tirado por el suelo, para buscar algo que no encontrarían…

Al mismo tiempo, empieza a llover… pero no hay prisa… no hay nada programado…estas son las salidas genuinas…

Llego a la gasolinera de Ugaldebieta, aún no han llegado Jess e Ivan… una caravana inmensa sentido Cantabria provocada por un camión, hace que cientos de coches queden atrapados en la vía…

Pido un café, aún no he tomado nada y mi estómago está raro…

Llegan mis compañeros de viaje y nos sentamos un poco en la cafetería del área de servicio… hablamos un rato de la lluvia… del pregón de ayer… de la visita a los Iguanas que celebran su fiesta en Ortuella este fin de semana… tranquilos, sin prisa… nadie nos espera…

La autopista parece que se mueve con fluidez y nos decidimos a salir, aún llueve… traje de agua si; traje de agua no…  mirando al cielo, decidimos ponernos el pantalón impermeable…

Por tierras cántabras y asturianas luce un magnífico sol… paramos para tomar un café en la playa Toró de Llanes… fuera pantalón de agua…

Sentados en su terraza, contemplamos este arenal durante un largo rato… muchísima tranquilidad y paz la que nos infunde este lugar…

Hace muchos años que conozco este lugar… y siempre me ha producido este efecto…

Salimos de esta localidad asturiana por sus carreteras locales que bordean la costa… que precioso lugar lleno de encanto…

Próxima parada… Cangas de Onís, donde pasaremos la noche….

Llegamos sobre las  3 de la tarde… un mini paseo por la localidad y compramos unos bocatas y bebida para comerlos en Los Lagos de Covadonga…

Poco a poco vamos subiendo. Hoy hay bastante tráfico enlatado, que no sabe en muchas ocasiones  por qué lado de la carretera debe de ir… En un par de ocasiones, me llevo un susto, pero aparte de acordarme de algún familiar suyo, no va a mayores…

Este enclave espectacular enclavado en el Parque Nacional de los Picos de Europa, hace que se nos olviden  estos pequeños inconvenientes del viaje…  Casi llegando al primer lago, el Enol, nos encontramos un buen número de coches parados debido a la avería de un autobús en plena curva… otro vehículo de iguales dimensiones, le asiste en paralelo…  salvo las motos, es imposible que nadie logre pasar por allí hasta que quiten uno de los autobuses…

Pasamos el Lago Enol y nos encaminamos hacia el Lago Ercina que se encuentra a 1.108 m. de altitud…

Al borde de este lago de origen glacial, comemos nuestro bocata sentados en alguna piedra, rodeado por pájaros, vacas y toros… hasta que se puso la niebla en cuestión de pocos minutos…

 

Una vez haber descendido, paramos en el Santuario de la Cueva de la Virgen de Covadonga, perteneciente igualmente al Parque Nacional donde nos encontramos…

Aunque con gente, pero no mucha, visitamos este entorno “religioso”…

 

A media tarde, volvemos hasta Cangas de Onís… buscamos el apartamento, donde pasaremos la noche…

Descargamos la mochila y vamos a comprar algo para cenar y desayunar…  Una vuelta por la localidad… unas fotos y una botella de sidra escanciada frente al Puente Romano, nos ocupan el tiempo hasta que volvemos al apartamento para hacer la cena y cenar.

Ya en domingo, se unen a nosotros Santiago y Bego…

Nos proponen una ruta espectacular  Caín, Riaño, Potes y a casa…

Dicho y hecho… empezamos esta espectacular ruta, pasamos por el desfiladero de los Beyos… giramos hasta Caín, donde comeremos,  bordeando el río Cares…

Comeremos un buen menú en una terraza al lado del rio, al comienzo de la famosa “ruta del Cares”…

Ya de vuelta, pararemos a tomar un café en Potes, después de haber realizado una parada en Riaño y descendido el San Glorio… un puertazo de campeonato!

 

Ya de vuelta a casa, un pequeño contratiempo hace que lleguemos a casa un poquito más tarde de lo esperado…

Visitaremos esta tierra en muchas más ocasiones…

Gracias a todos por compartir este fin de semana.

V´sss

2014-07-13 21.01.20

Qué es un motero…

Después de buscar y buscar definiciones en esta santa red que todo lo sabe, creo que esta, es la que mejor define para mi, qué es ser motero…

Claro está, que todo es cuestionable, pero creo que define muy bien este “sentimiento” que tenemos por nuestra forma de vida…

QUÉ ES UN MOTERO…

Es un tipo al que le gustan mucho las motos (valga la redundancia), pero no sólo eso, para él, tiene igual belleza una Harley Davidson que una humilde vespita primavera. Las dos tienen esa magia que sólo los vehículos de dos ruedas saben dar.

Se ha pasado la vida admirando otras máquinas, alucinando con alguna belleza de esas que de vez en cuando ve rodando por ahí. Por circunstancias de la vida, le ha tocado conducir motos un poco “patateras”, aunque no por ello ha dejado de amarlas.

Se interesa por la técnica y el funcionamiento de los motores. Tiene en su casa una colección de libros relacionados con el tema de las dos ruedas. Está deseando transmitir toda esta información a otras personas. ¡ No le encanta, le entusiasma, hablar de motos. !…sin embargo, no le molan mucho las carreras de motos. No es de los que se irían a Montmeló a ver a Dani Pedrosa, pero sí que se moriría por hacer un viaje de costa a costa en Estados Unidos, o Venezuela por ejemplo. No entiende como a gente que él conoce, le puede gustar la competición sin gustarle conducir las máquinas y sin entender que se siente tras el manillar de alguna de ellas.

Respeta las normas de circulación. Su conducción es mas bien tranquila y relajada. Le gusta más disfrutar del paisaje y de la carretera que de la velocidad pura. Es de los que no se juega el tipo por llegar antes a los sitios, prefiere llegar media hora mas tarde a una cita que reventarse la cabeza por ahí corriendo.

Se siente alguien especial cuando conduce su máquina. Cree que la vida otorga a veces grandes momentos y este es uno de ellos. Cuando está a lomos de su moto el tiempo pasa más despacio. El aire le golpea la cara con furia, mientras nota que se le ponen los pelos de punta cuando llega la siguiente curva…¡¡ GRITA !!

Ve pasar como un rayo a esos “supercampeones” enfundados en sus monos mientras se come tranquilamente un bocadillo, detenido en un solitario paraje. No soporta a algunos “quemados” de las dos ruedas, que con sus imprudencias y temeridades lo único que hacen es dar una pésima imagen del mundo de la moto. Comprende también que hay gente que odia la moto por sistema, y alguna vez ha tenido algún desagradable incidente con ciertos “conductores” maleducados.

No tiene a nadie quien compartir su afición, parece el “rarito” en su trabajo, pues haga el tiempo que haga (y aunque tiene coche), va a trabajar todos los días con su moto. En el trabajo alucinan cuando le ven entrar un día lluvioso, empapado hasta las cejas pero seco por dentro: -¿cómo no vienes en coche?- es la pregunta de turno.

Se muere de ganas de salir por ahí a rodar. Lamentablemente a su “pareja” no le gusta tanto, y muchas veces ha tenido que sucumbir a los ruegos de ella por no coger la moto.

Saluda por ahí a todos los otros moteros que él ve, aunque muchas veces piensa que si ni siquiera lo han visto pasar, pues no recibe la menor respuesta. !Da igual!, piensa, ¡alguien ya saludará!

Él llama “moto” a cualquier vehículo de dos ruedas con motor, ya sea scooter, trail, croos, custom o racing.

Disfruta tanto revisando o lavando su moto como conduciéndola. Se toma su tiempo en ello. Le da algo de reparo dejar su montura en la revisión (la tiene en garantía) cuando le toca. Piensa que no le van a mirar lo que deben y encima va a tener que “calcar” un pastón. Cuando finalice la garantía hará el mantenimiento él mismo, como ha hecho con todas las motos que han pasado por sus manos. Es un “manitas” de la mecánica, tiene herramientas de las que pocos usuarios disponen, como llaves dinamométricas, goniómetro, compresor de aire, etc. Realizar una reparación/revisión en sus motos es para él como una ceremonia, dado el mimo y el cuidado conque la hace; antes de empezar algo, se estudia el correspondiente manual de taller.

No está obsesionado ni enfermo con su afición, simplemente es un rasgo mas de su personalidad. No está “Loco”, ni es un fanático SOLO ES PURA AFICIÓN. Lo lleva con toda normalidad en su vida. Hay temporadas en las que casi se olvida de todo esto y le interesa más la música o amar.

Por supuesto, sabe que hay otras muchísimas cosas buenas en la vida, pero esto de la moto le ha calado muy hondo y siempre llevará dos ruedas en su corazón.

Saludos en “V”.”

P1010392

Nos volvemos a encontrar…

Demasiado tiempo desde que activé este blog, que pretendía contar mis “aventuras” y desventuras” en compañía de mi Vulcan,  sin publicar en él…

Demasiado tiempo dedicado a otras causas que ocupaban mucho de mi tiempo, pero que eran importantes en su tiempo…

Intentaré dar sentido a este blog al que llamé “El Placer del Aire en tu cara…” porque solo los que vivimos esta pasión,  sabemos lo que significa…

Una nueva época…

Nuevos proyectos de vida…

Nuevas sensaciones…

Pero siempre, junto a mi motocicleta…

Ser bienvenidos de nuevo…

Uge.

 

20150510_134227_Richtone(HDR) 22